innovar

Artículo: The 5 Requirements of a Truly Innovative Company

The 5 Requirements of a Truly Innovative Company

https://hbr.org/2015/04/the-5-requirements-of-a-truly-innovative-company

Anuncios

Artículo: Is Innovation More About People or Process?

Is Innovation More About People or Process?

https://hbr.org/2015/02/is-innovation-more-about-people-or-process

Recomendación de cursos gratis: coursera.org

Absolutamente recomendable la plataforma www.coursera.org, que aglutina cientos de cursos gratuitos de las mejores universidades del mundo sobre muchas temáticas distintas. Hay numerosa oferta en múltiples idiomas (incluido el castellano), aunque saber inglés amplía mucho el abanico de posibilidades.

Como muestra, me han parecido/están pareciendo muy interesantes, con un contenido, exposición y estructuración muy amigable y de alta calidad, los siguientes cursos ( en el link tenéis la ficha de cada curso):

Sobre tendencias en modelos de gestión:

MANAGING THE COMPANY OF THE FUTURE (University of London-London Business School): https://www.coursera.org/course/futuremanagement

 Sobre metodología de abordaje/resolución de retos y problemas:

DESIGN THINKING FOR BUSINESS INNOVATION (University of Virginia- Darden School of Business): https://www.coursera.org/course/designbiz

 Sobre cómo funciona el cerebro al aprender y cómo mejorar su rendimiento:

LEARNING HOW TO LEARN (University of California, San Diego): https://www.coursera.org/learn/learning-how-to-learn

Innovando que es gerundio…no hay excusa

No hay excusa.

Cualquier organización, por pequeña que sea y por pocos recursos de los que disponga, puede innovar, al menos como lo entendemos nosotras. Innovar es en primer lugar una actitud, una voluntad de la empresa de mejorar y no tener miedo al cambio y a hacer las cosas distintas a otr@s.

Innovar, en el sentido tradicional, es entendido como implementar importantes mejoras novedosas en el mercado o en el sector, pero ese es un nivel avanzado (nivel 2) de innovación. También se puede innovar internamente a través de mejoras operativas o competitivas, en el ámbito de la empresa y de su entorno inmediato. Veamos los niveles de aplicación de la innovación:

  • Nivel 0: mejora operativa. Innovaciones de ámbito interno, novedosas para la empresa que le reportan mejoras en su rendimiento (nuevas aplicaciones informáticas, reingeniería de procesos, nuevas políticas de gestión…)
  • Nivel 1: mejora competitiva: Innovaciones de ámbito interno y/o externo, novedosas para la empresa, que le dotan de mejores armas competitivas porque redundan en beneficios valorados por el mercado (mejora en producto/servicio al cliente, mejora en costes, nuevos modelos negocio, estrategias marketing…)
  • Nivel 2: ventaja competitiva: mejoras externas, novedosas para el mercado, que le dotan a la empresa de una ventaja frente a la competencia por su novedad y la diferenciación que conllevan. Pueden ser patentables y requieren de una gestión estricta de su puesta en mercado (nuevos productos /servicios, modelos de negocio,..)

Desde otro punto de vista, según la naturaleza del cambio realizado distinguimos los siguientes tipos de innovación:

  • Producto: nuevo producto o modificación sustancial a producto existente: airbag, fregona, mando distancia, tetra-brick, pantalla táctil…
  • Servicio: nuevo servicio. Previo (asesoramiento diseño, recogida a domicilio coche para revisión), posterior (mantenimiento remoto, recordatorio de revisión) o complementario (servicio de guardería en gimnasio) a la oferta actual
  • Modelo negocio: cambios en el modelo- propuesta de valor: Dell/Ikea-venta por piezas
  • Comunicación marketing: Cambios sustanciales en el destinatario, forma o contenido de la comunicación y de las herramientas de posicionamiento de la empresa ante el mercado: Nike air-Jordan (personalización de producto), anuncios-emoción coca-cola, redes de experiencia usuario, plataformas 2.0,..
  • Organización y Proceso: cambios en la forma de hacer las cosas en distintas áreas: implantación de ERP, reingeniería procesos, racionalización/redistribución de responsabilidades,..
  • Políticas gestión: cambios en las políticas de gestión de distintas áreas de la empresa: Avon: cliente=fuerza ventas, Google: gestión flexible personas, microfábricas,..

Con todo esto no pretendemos sentar ninguna base teórica, lo que queremos destacar es que cualquier empresa puede hacer muchas cosas para cambiar y mejorar su situación interna y/o externa, y que todo gran cambio empieza por pequeños pasos que permiten generar una cultura y un hábito de trabajo en este ámbito.

Algunas claves para el inicio del camino:

  • Liderazgo o apoyo coherente de la dirección. Visión de futuro.
  • Creatividad, mente y escucha abierta: tanto interna como del mercado –> grandes fuentes de nuevas ideas.
  • Observación de buenas prácticas y oportunidades, tanto del sector como de otros sectores: investigar en internet qué se cuece en otros países en nuestro sector, o en empresas similares.
  • Identificar las competencias claves (un fabricante de latas de aluminio descubrió que lo que dominaba era el aluminio y terminó haciendo bicicletas) para tomarlas como base de nuevos caminos.
  • Rigor en la aplicación del método (ver propuesta de método), pero agilidad y ligereza en su ejecución: mejor dividir un proyecto en microproyectos, mejor un piloto previo, mejor contrastar una idea antes de desarrollarla.
  • Resilencia (palabra de moda) y perseverancia

Innovar no es sólo un resultado, innovar es sobre todo un proceso, es un camino con subidas, bajadas, bonitos paisajes y zonas grises. Con muchas direcciones posibles pero con un sentido: hacia delante; y sobre todo,  con un destino/objetivo claro: un futuro mejor para la empresa.

Artículo: 7 cosas que puedes robar(legalmente) de tus competidores de éxito

7 things you can (legally) steal from successful companies

http://thenextweb.com/entrepreneur/2014/02/20/7-things-can-legally-steal-successful-companies/

IDEAS SENCILLAS PARA INNOVAR, MEJORAR O SIMPLEMENTE CAMBIAR

Cuando pensamos en INNOVAR siempre nos vienen a la mente complejos proyectos de I+D, equipos de técnicos enfrascados en diseño de nuevas soluciones, largas sesiones de creatividad, etc. Pero la fuente más sencilla de la verdadera y exitosa innovación, viene de escuchar a los que saben cómo lo hacemos y cómo podríamos hacerlo mejor.

Ya escribí hace tiempo un post llamado LA VOZ DEL CLIENTE, que iba por este camino y que se podría completar con la voz del proveedor, la voz del empleado y en general, la voz de cualquiera que nos conozca bien. Por ejemplo,

Preguntar y escuchar al cliente:

Sobre nuestro producto/servicio y el grado de “encaje” y satisfacción respecto a la necesidad que ha motivado la contratación: aquí podemos obtener información sobre nuestras virtudes, sobre carencias, sobre expectativas no cubiertas y necesidades no satisfechas….hay que buscar no sólo las mejoras posibles, sino también los puntos fuertes que los clientes perciben como muy positivos porque hay que mantenerlos. Sobre nuestra imagen/comunicación: cómo nos percibe, cómo y por qué llega a nosotros o nos elige. Sobre nuestro proceso de venta/postventa: qué aspectos del proceso de compra le resultaron más insatisfactorios, qué echa en falta, qué cambiaría o eliminaría, etc.

Preguntar y escuchar a los empleados:

En las empresas industriales hace años que se aplican los círculos de calidad en los que equipos de proceso/funcionales, se auto mejoran a base de proponer y aplicar cambios en su trabajo que redundan en mejoras globales. Esto unido, a un sistema de reconocimiento y/o retribución de dichas mejoras.

Este esquema puede aplicarse a cualquier ámbito de la empresa. El día a día no suele dejar espacio a la reflexión, y en ocasiones, el hecho de que no te pidan opinión, unido a que no existan cauces de comunicación ni fomento/valoración de las sugerencias, hacen que muchas ideas queden en las cabezas de los empleados.

Es necesario implantar una sistemática organizada de captación y gestión de sugerencias que permitan aflorar esas mejoras potenciales que las personas, que más saben de nuestro negocio, tienen en su mente. Después, claro, hay que ser consecuentes, atenderlas y valorarlas y fomentarlas adecuadamente. Esta fuente conlleva el beneficio añadido de que al surgir de “dentro”, su aceptación e implantación es mucho más fácil y rápida.

Preguntar y escuchar a los proveedores:

Para aspectos más concretos del negocio, ámbitos administrativos, logísticos, almacén, etc., este colectivo es una fuente valiosa de ideas de mejora que pueden llegar a convertirse en fuente de innovación competitiva.

Los métodos para realizar esta “escucha activa” de los grupos de interés, son muy variados y dependen lógicamente de las características y posibilidades que otorga el negocio/sector, pero a modo de ejemplo: encuestas personales, sistema registro de sugerencias, cuestionarios escritos o telefónicos, reuniones informales, etc.

Esencial para el éxito!! Organizar el proyecto adecuadamente, con un plan de trabajo, objetivos, responsables y seguimiento de resultados y siguientes pasos. Y además, hay que sistematizar esto de forma que en vez excepción, sea una norma y sello de la casa. Todo este proceso es facilitado por consultoras como nosotras.

Las fuentes DE CAMBIO, MEJORA E INNOVACIÓN, están ahí, accesibles a quién quiera agudizar el oído y escuchar su fluir.

Artículo: El modelo de negocio como agente de la innovación

El modelo de negocio como agente de la innovación

http://www.pymesyautonomos.com/estrategia/el-modelo-de-negocio-como-agente-de-la-innovacion

Artículo: 10 guidelines to help you innovate and get stuff done

10 guidelines to help you innovate and get stuff done

http://thenextweb.com/entrepreneur/2014/04/20/10-guidelines-help-innovate-get-stuff-done/

La VOZ DEL CLIENTE o el por qué nos contratan o nos sustituyen…..

Hace un par de días estaba leyendo la última revista DYNA (Ingenieros Industriales) del 2012, y había un artículo pequeño, modesto y aparentemente nada nuevo, pero que me dió qué pensar: ¿Por qué nos compran nuestros clientes?, se titulaba, y lo firmaba Eduardo García.

En la carrera (hace ya 20!! años), yo entonces ya tenía  una asignatura de “Análisis del comportamiento del consumidor”, que trataba de estudiar esto que siendo aparentemente tan obvio, no siempre se conoce realmente. De hecho en el artículo se hablaba de un sucedido muy ilustrativo en el que, en una reunión, una serie de empresas proveedoras hablaban de las razones por las cuales les compraban sus clientes. Al terminar las explicaciones, otra empresa, cliente de alguna de las anteriores, aclaró las razones por las que compraba, que no se parecían en nada a las que habían dicho previamente. Esto pasa.

Hay 3 preguntas clave que toda empresa debe de preocuparse de responder:

1) por qué si nos compran nuestros clientes actuales

2) por qué nos han dejado de comprar los clientes que hemos perdido

3) por qué no nos compran nuestros clientes potenciales

Por tanto, lo primero es ser conscientes de la importancia de responder a estas cuestiones. El segundo paso es plantearse cómo hacerlo: Qué canales de comunicación tenemos con los clientes (actuales y potenciales) y cómo, cuándo y quién los utiliza?. ¿Quién se encarga de velar porque esta información (formal e informal), fluya correctamente dentro de la organización y se mantenga siempre actualizada?. Todos estos aspectos y muchos más, entran dentro de la gestión de clientes y de los sistemas de CRM, que pueden estar soportados desde en una Excel hasta en una un macro-ERP de miles y miles de euros.

Los canales y métodos para preguntar e informarse sobre las motivaciones y opiniones de los clientes son múltiples y de distinta dificultad (encuestas, entrevistas, paneles, etc.), pero hay algo, muy barato sencillo y accesible que es simplemente ESCUCHAR LA VOZ DEL CLIENTE. El cliente habla continuamente, pero no siempre estamos atentos, ni lo hace cuando pensamos, o a quien pensamos que lo va a hacer.

Qué pasa cuando “una secretaria de un cliente habla con la recepcionista y le comenta, informalmente, que está desesperada porque les han cambiado de sistema informático a uno nuevo más moderno, que gestiona toda la empresa…”, o “cuando alguien del cliente, le comenta a un chaval que se ha mandado para hacer un mantenimiento, lo útil que sería disponer de tal funcionalidad”, o “cuando un proveedor, comenta a alguien de nuestra organización que el cliente X parece que va entrar en concurso…..”. Toda esta información, habitualmente se pierde, y podría ser crucial para la empresa.

Escuchar la VOZ DEL CIENTE  es cosa de todas las personas de la organización, que tienen que 1º) ser conscientes de su importancia, 2º) realizar una escucha activa y 3º) disponer de las herramientas para compartir y utilizar esa información.

Diferencias y definiciones de CAMBIO, MEJORA e INNOVACION

En mi experiencia, las definiciones más apropiadas para los conceptos de cambio, mejora e innovación, en una organización concreta son los siguientes:

diferencias entre cambio, mejora e innovación

 

CAMBIAR es el proceso de (A) idear (a través de investigación independiente, experimentación y actividad mental), elaborar e implantar o de (B) identificar, adecuar e implantar, algo

    1. que supone una modificación      al status quo de uno o varios aspectos del negocio

 MEJORAR es el proceso de (A) idear (a través de investigación independiente, experimentación y actividad mental), elaborar e implantar o de (B) identificar, adecuar e implantar, algo

    1. que supone una modificación      al status quo de uno o varios aspectos del negocio
    2. que es percibido como útil      por uno o varios grupos de interés de la empresa (clientes, empleados,      accionistas, proveedores, sociedad…)

Util= aquello que redunda en incremento de ingresos, reducción de recursos (dinero, horas, materiales) o incremento de satisfacción de grupos de interés

INNOVAR es el proceso de (A) idear (a través de investigación independiente, experimentación y actividad mental), elaborar e implantar o de (B) identificar, adecuar e implantar, algo

    1. que supone una modificación al status quo de uno o varios aspectos del negocio
    2. que es percibido como útil por  uno o varios grupos de interés de la empresa (clientes, empleados,      accionistas, proveedores,  sociedad…)      y
    3. que antes no existía o no era conocido para      la empresa.